Make your own free website on Tripod.com

Domingo,18 de noviembre de 2001

DESDE LA CIUDAD DE MÉXICO

EN PLENA CONVALECENCIA

El maestro Don Joaquín Vidal... la verdad que trasciende en el tiempo

Por JOSÉ MATA

Han sido muchos los escritores taurinos que he tenido la oportunidad de leer, y que me han impresionado; pero aún más ha sido el impacto que me causa, la fascinante pureza con la que trasciende el maestro don Joaquín Vidal, en esos auténticos ensayos literarios, que regala al espíritu del diletante taurino, tras la celebración de cada corrida.

Ensayos, en los que se unen las cuestiones de forma, con los poderosos razonamientos del contenido... en una armonía total. Donde cohabitan, sin lugar a dudas, con esa sincera e incontenible defensa por la verdad sin compromisos.

Al maestro Vidal tuve la oportunidad de conocerle, personalmente, apenas hace unos meses en la reciente Feria de San Isidro, porque ya manteníamos tiempo atrás... vigorosa comunicación electrónica. Tan pronto llegué a Madrid, me comuniqué con él, y quedamos en acudir a comer en La Hoja, un agradable restaurante cercano a la Monumental Plaza de Las Ventas, donde se degusta de la exquisita comida madrileña.

Fue un maravilloso encuentro que más pareció el reencuentro de dos viejos amigos. Desde entonces se estrechó consolidándose más la amistad, y continuamos en mayor contacto, no importando el tiempo y el espacio, que se producen el estar en Madrid y en la Ciudad de México.

A menudo hablamos para conocer de la situación taurina de España y México, y por supuesto, saber de nuestras vivencias. Desde el pasado mes de septiembre, cuando le anuncié que viajaría a cubrir la Feria de Otoño, me comentó que su estado de salud no era bueno, y ya en Madrid, le vi caminar sin ímpetu acostumbrado, aunque su espíritu, continuaba expresando la incontenible vitalidad por trascender.

Antes de regresar a la Ciudad de México, volvimos a coincidir el 21 de octubre en Las Ventas, y ahí, supe de su necesidad por asistir a un exhaustivo chequeo médico.

Anoche, sábado 17 de noviembre, he hablado con el maestro Joaquín Vidal, y aunque está en plena convalecencia -que posiblemente dure un mes y días-, espera poco a poco ir recuperando la normalidad en su vida.

Desde aquí nuestro máximo reconocimiento, y el ferviente deseo por su restablecimiento total; porque es un hecho que hombres como el maestro Vidal dan vida y fundamento a la implacable frase:

¡Dígase la verdad... aunque sea motivo de escándalo!

Correo electrónico: pepemata13@hotmail.com