Make your own free website on Tripod.com
banner Páginas de Toros banner Sponsors





Las Crónicas de Jorge Guevara S.

Doctor Jorge Guevara Segarra

Martes 13 de mayo de 2003

San Isidro 4ª de abono:
Casi lleno.

SERAFÍN MARÍN
CORTA LA PRIMERA
OREJA DE LA FERIA

LOS TOROS DE SEPÚLVEDA NO DIERON LA TALLA.

Especial por Jorge Guevara Segarra

Si Serafín Marín se juega la vida literalmente en el sexto, ante el sobrero de Palomo Linares, un barrabas, la cuarta corrida ferial hubiese pasado sin pena ni gloria y el aburrimiento se hubiera apoderado de los pacientes aficionados, que tuvieron que aguantar hasta 8 toros que salieron por la puerta de los sustos. Cuando nos dirigimos a la plaza y nos encontramos con los amigos, los conocidos y los colegas, todos creemos que hoy será una tarde redonda y por ello nos felicitamos y nos deseamos suerte al estilo de los espadas en el portón de cuadrillas; cuando salimos del festejo, nos reunimos en el patio de arrastre y comentamos lo acaecido en el ruedo. Pues bien, hoy el comentario generalizado que acaparó todos los corrillos, fue: la valentía, la disposición y la decisión del torero catalán de Montcada, tanto ante el tercero y más aun en el que cerro plaza en que se jugo la vida, sin trampa ni cartón, ante un toro peligroso, avisado y con gatos en la barriga. Logró arrancarle un trofeo pedido insistentemente por todo el público ya que la Presidencia estuvo remolona para concederlo. Esto fue lo único reseñable, lo demás no cuenta.

Salieron por la puerta de chiqueros seis toros de Sepúlveda más dos sobreros, uno de Navalrosal que 3º bis y uno de Palomo Linares que hizo 6º bis. Los de Sepúlveda, mansearon, escasos de fuerzas, el tercero y sexto inválidos, devueltos a los corrales, los otros, sacaron peligro y malas maneras, corrida desrrazada. El de Navalrosal, un toraco corraleado, que espero con peligro y el susodicho de Palomo, un autentico "barrabas", utilizando un termino menos grosero que el que se dijo en la plaza. Peso medio del encierro 593 Kilos.

La terna la componían: los madrileños Rafael de Julia, silencio en ambos; Iván Vicente, silencio y saludos y el triunfador indiscutible, el catalán Serafín Marín, silencio y oreja de mérito.

Rafael de Julia de blanco y plata. Trato de agradar a sus paisanos, pero el primero de su lote falto de fuerzas apenas pasaba y cuando lo hacía derrotaba. Desacertado con las espadas, escuchó un recado del palco. El cuarto no servía por ninguno de los pitones, el torero puso mucha voluntad, pero todo era inútil, su única alternativa fue pasaportarlo sin más trámite de una estocada en buen sitio y con habilidad, rematándolo con dos golpes de verduguillo.

Iván Vicente de ladrillo y oro.- Cito de lejos en el platillo del redondel con la derecha, enjaretando tres redondos de buen trazo, sobresalió el de pecho en que barrio los lomos del animal, apenas le toco con la mano zurda; escuchó un aviso durante la muerte de su primer enemigo al que tuvo que rematarlo con el estoque de cruceta. Silencio. Saludó al quinto muy bien con el percal; no logró ligar con la muleta por perderle pasitos al animal, que se rajó en el último tercio. Fue aplaudido en una de las tandas de naturales. Mató de pinchazo y espadazo, eso le valió saludar desde las rayas.

Serafín Marin de turquesa y oro.-. Ya en líneas anteriores decíamos que tuvo que pechar con un sobrero de Navalrosal, un toro corraleado, enterado y peligros que pegaba hachazos, el torero firme las zapatillas en la arena hasta el punto que morlaco le echo mano, siguió en la cara con valentía. Desgraciadamente se puso pesado con los aceros y el palco le envió hasta dos recados. Silencio. Fue en el que cerraba el festejo en que dio el catalán toda su dimensión del valor que atesora. Durante toda su labor fue ovacionado, por esa firmeza, esa entereza, ese riesgo que veíamos, sentíamos y nos oprimía el corazón. Se tiró a matar con todo sus atributos varoniles, jugándose el tipo, ¡o tu o yo!; y los pañuelos afloraron espontáneos en las manos de una afición consciente y angustiada por la labor valerosa del torero de Cataluña, que ufano recorrió el anillo devolviendo prendas.

Destacaron con los garapullos: Francisco J. González, Gregorio Cruz Vélez, Valenzuela y Murillo. Hay que destacar la excelente lidia del subalterno César Pérez ante el "barrabas" sexto.

Festejo de infarto por la actuación de Serafín Marín.

Liga al Tercer Festejo del Abono de San Isidro 2003

Liga a la Segunda Corrida del Abono de San Isidro 2003

Liga a la Primera Corrida del Abono de San Isidro 2003

 [Portada] [Ganaderías] [Toreros] [Música] [Taurofilia]
 [1er. Concurso de Cuentos Taurinos EL ALBERO]
 [Cayambe] [Quito] [Ibarra] [Riobamba] [Ambato] [Latacunga]
 [Tertulia] [Tablón] [Libro de Visitas] [Sugerencias]

David Alemán. Av. San Luis No.825 y 8va. transversal, San Rafael, Pichincha, Ecuador.
Copyright 2003 © M.D.Aleman. All rights reserved.